Esta semana hemos inaugurado el otoño, una estación cálida en la que los días, cada vez, se vuelven más fríos y los colores se apagan, dejando paso a los llamados colores terrosos que inundan el suelo por las hojas caídas de los árboles.

En Pinturas Apiba queremos rendir homenaje a esta nostálgica estación escribiendo un post sobre sus colores, los cuales muchos se convierten en los preferidos de nuestros clientes a la hora de pintar una vivienda u hotel y son los colores terrosos.

Pero, ¿cuáles son estos colores o tonalidades? Hablamos de todos aquellos que recuerdan a la propia tierra y su variedad. Desde los más amarillos a marrones oscuros, pasando por tonalidades grises y rojizas.

Colores terrosos, un ambiente cálido en casa

Se trata de una gama de colores utilizada con mucha frecuencia. Permite combinar de manera muy fácil con mueble y elementos decorativos. Además, sirven para combinar entre si y acompañar a otros, permitiéndote apostar por una pared en un color más fuerte y las demás más suaves.

Una de las ventajas que te aporta es que los puedes utilizar tanto en espacios rústicos o clásicos. Bien para una casa tipo chalet en el campo o también para crear espacios dinámicos y modernos en un piso de ciudad, como por ejemplo, apostando por una pared de la sala de estar en color vino u ocre.

Si buscas crear un espacio de serenidad, donde descansar y desconectar la mejor opción es el color terracota. Con él se genera calidez y sensación acogedora. No obstante, te recomendamos combinarlo correctamente, ya que un uso excesivo podría crear un efecto sobrecargado.

Las tonalidades más oscuras, como el color pardo, pueden ir acompañado de otras más luminosas. También de variantes amarillas y rojizas para crear armonía entre las paredes. El color chocolate puede resultar agradable y además da un toque sofisticado a la estancia. Junto al color beige o blanco crudo, combinará a la perfección.

Si estás pensando en adaptar las paredes de tu casa al otoño, ¡no dudes en consultarnos!