Los colores son estacionales. Esto hace que dependiendo del momento del año en el que nos encontremos, sean unos los colores que le van mejor a nuestras paredes que otros. Por eso, si estás pensando en cambiar el color de tus paredes, es posible que los siguientes consejos te ayuden.

Para crear un espacio cálido y acogedor en invierno no necesitamos los mismos colores para nuestras paredes que en verano, por ejemplo. Cuando llega el frío los colores grises, beige o vino otorgan calidez al hogar, mientras que los colores claros suelen ser más acertados para la temporada de verano.

Colores de invierno

Azul oscuro. El azul, en sus tonalidades oscuras, siempre es un acierto para la temporada de otoño-invierno. Estas tonalidades que recuerdan al océano tienen la capacidad de traer la armonía y serenidad a la vivienda incluso en los días más fríos.

Color vino. El color vino ya lleva siendo tendencia varios años y es que aparte de ser un color que transmite paz y tranquilidad, es también muy combinable con otros como por ejemplo el beige. Puede que en un primer momento parezca un color muy oscuro del que nos vayamos a cansar con el paso del tiempo, pero la apuesta por él es siempre segura gracias a las capacidades de combinación que tenemos.

Verde oscuro. Aunque las tonalidades verdes oscuras no son tan utilizadas como las tonalidades oscuras de azul, el verde oscuro es perfecto para crear estancias acogedoras y elegantes. También se trata de un color fácilmente combinable por lo que no nos cansaremos de él con facilidad.

Ocre. Se trata de un color perfecto para cualquier estación del año, aportando luminosidad y frescura en verano y calidez y confort en invierno. Con este color podemos jugar pintando solamente una de las paredes, ya que queda bien con casi todos los colores, así damos un aspecto moderno a nuestro hogar.

Colores neutros. Nos referimos, con colores neutros, a las tonalidades de gris que van desde el beige hasta el gris humo. Aparte de aportar brillo y luminosidad a la casa, con los colores neutros, se consigue un aspecto moderno y agradable digno de catálogo. Colores cálidos y apetecibles en épocas de frío pero fácilmente incorporables también con la llegada del calor.

Crea un espacio cálido y acogedor con colores como el vino tinto, gris, ocre o beige

En Pinturas Apiba llevamos más de 30 años trabajando en el sector, por lo que sabemos cómo es trabajar con los colores para crear armonía entre el entorno y el espacio en cuestión. Para cualquier duda o consulta ponte en contacto con nosotros donde un equipo de profesionales te asesorará garantizando siempre la calidad y los resultados increíbles.