Elegir correctamente el color con el que pintar las paredes de un hotel es una tarea importante si tenemos en cuenta que el color influye en el estado de ánimo de las personas. Por ello, desde Pinturas Apiba, os compartimos algunos consejos y curiosidades sobre la pintura y los colores para las paredes.

Azul para la tranquilidad

Es uno de los colores más utilizados en los hoteles de costa, ya que está directamente relacionado con el mar. El azul, refleja la inmensidad y la libertad, dotando de paz y tranquilidad la habitación. Además, si se hace uso de sus tonalidades más claras, aportamos espacio y luminosidad al entorno.

Colores cálidos para sentirse bien

El amarillo y el naranja son dos colores que, bien empleados, aportan calidez y confort al entorno. Una habitación pintada con estos colores se vuelve acogedora y hace que las personas se sientan seguras y como en casa. Además, los colores cálidos tienen la capacidad de subir la temperatura del cuerpo.

Verde para la esperanza

Si queremos que el interior del hotel sea una prolongación de la naturaleza exterior, el verde es el color idóneo. Se trata de un color curativo y tranquilo, aparte de ser considerado el color de la esperanza y de los comienzos. Pintar las paredes de un tono verde transmite sensaciones que nos evoca directamente la naturaleza como la relajación, bienestar y tranquilidad.

Blanco para la luz

Se trata de uno de los colores más ventajosos. El blanco aporta luminosidad a los espacios, hace que parezcan más amplios y crea la sensación de limpieza. Además, es un color puro que transmite, a nivel emocional, paz y tranquilidad. Por otra parte, el blanco es combinable con muchos otros, ampliando así las posibilidades de los elementos decorativos

Negro para la elegancia

Sí, has leído bien. El color negro también tiene sus características y beneficios a la hora de pintar paredes. Es un color que transmite elegancia, profesionalidad y fuerza. Además, es más combinable de lo que parece y puede proporcionar un acabado muy moderno y elegante.